Baño Just

En las tinas que comúnmente se dispone en el hogar, el único baño recomendable es el que lleva este nombre. El bañista se sienta en el fondo de la. bañera que contiene sólo diez centímetros de agua fresca, de modo que las nalgas, los talones y los genitales queden casi sumergidos. En el fondo de la tina tocan las nalgas y los talones solamente, las piernas están encogidas y ambas rodillas se encuentras por encima del agua.

 

Con el cuerpo en esta postura se atrae el agua hacia el vientre con el hueco de las manos, friccionándolo con fuerza y de manera continua, lo mismo que ambos lados de las caderas, entrepiernas, región inguinal y órganos genitales externos, especialmente las mujeres. La duración del baño varía y puede llegar hasta cinco minutos en épocas de frío y diez en tiempos cálidos.

 

Para terminar, el bañista estirará sus piernas, mojándolas rápidamente con las manos, lo mismo que su pecho, espalda y brazos. Ya fuera de la tina, de pie, se fricciona todo el cuerpo hasta mojarlo completamente. En seguida se viste y busca la reacción sin llegar a sudar, ya sea con una caminata, algún trabajo manual o exponiéndose al sol. Si esto no es posible, el sujeto procurará abrigo con mantas o en la cama. Este baño puede tomarse diariamente e incluso varias veces al día cuando hay fiebre. Es aún más saludable si se toma el baño al aire libre, en cualquier río, arroyo o en la playa a la orilla del mar.

Baño de pies

Este consiste en introducir los pies hasta las pantorrillas en el agua contenida en una cubeta durante un tiempo de medio a dos minutos, buscando la reacción con un paseo o envolviendo sin secarlos pies en un paño seco de lana. Sus efectos son descongestionantes de la cabeza, cuello, pecho y vientre, como el chorro de rodillas.

 

Está indicado en los resfríos, tos, catarro, afecciones de la cabeza, oídos o garganta. Puede tomarse en la cama al acostarse o en la noche cuando uno se desvela, ya que favorece el sueño. Se recomienda especialmente a las personas nerviosas y que padecen frío en los pies, puede darse con la frecuencia que se deseemos y es mejor alternarlo con, chorro de rodillas.

Baño de tronco

 

Se toma en una tina especial como la que muestra la figura, abarcando no sólo las caderas, sino buena parte del tronco y la espina dorsal. Su duración va de cinco a quince minutos, y debe friccionarse el bajo vientre con la mano o una toalla todo el tiempo a fin de derivar el calor interior.

Esta aplicación es de gran efecto derivativo y refrescante de las entrañas. Atrae los desaguaderos naturales las materias morbosas acumuladas en todo el cuerpo. Como refrescante interno, este baño supera a los otros porque es muy eficaz para bajar la fiebre.

Se puede repetir varias veces en el día hasta lograr que el pulso baje de cien por minuto.

Cuando hay fiebre alta conviene que el agua esté a una temperatura de 28 a 30 grados.

Continuamente se debe agregar agua fresca sobre el vientre del enfermo, con una jarra en forma de chorro delgado que desparrame la fricción. Al mismo tiempo se va sacando el agua que se calienta.

Tel: 88 61 44 69

Cel. And Whatsapp 8111870900

© 2020 Dr. Ramon Jimenez