Envolturas o empaquetamientos

Como su nombre lo indica, la envoltura o paquete consiste en envolver el cuerpo total o parcialmente con un lienzo de hilo o de algodón mojado en agua fría, previamente estrujado. La envoltura total o paquete entero comprende todo el cuerpo desde el cuello hasta la planta de los pies. Paquete largo es la envoltura húmeda que cubre desde los sobacos hasta la planta de los pies.

Medio paquete es la envoltura húmeda que cubre desde los sobacos hasta las rodillas.

Paquete de piernas es el que abarca desde la cintura hasta la planta de los pies.

Paquete de rodillas es el que cubre desde encima de las rodillas hasta la planta de los pies.

Paquete de cintura o faja derivativa es la que envuelve vientre y riñones, dejando doble lienzo sobre el vientre.

Paquete largo

Primera fase

En todo paquete la parte correspondiente del cuerpo queda con doble envoltura; primero el lienzo húmedo pegado a la piel y después, encima de éste, un paño seco o manta de lana bien ajustado.

Segunda fase del paquete largo.

Como en toda aplicación fría, para hacer un paquete hay que calentar previamente los pies si están fríos, haciendo ejercicios y, si esto no es posible, friccionándolos de la rodilla hacia abajo con un paño seco y áspero de lana o con ortigas.

El modo de proceder es el siguiente: la ropa de la cama se echa hacia los pies y sobre la sábana de abajo colocamos un hule o plástico que impida que la humedad pase al colchón; sobre el hule o plástico se extiende una manta de lana más o menos ancha, según sea el tamaño del paquete, y sobre la manta va el lienzo o sábana mojada de la dimensión necesaria, humedecida en proporción al grado de calor del cuerpo del enfermo.

En seguida éste se acuesta sobre el lienzo mojado, el cual se envuelve alrededor del cuerpo, cubriendo y ajustando encima la manta de lana que deberá impedir que entre airé abrigándose y se abriga bien con la ropa de cama.

Si hay fiebre alta el paquete entero puede aplicarse dos o tres días seguidos, pero por regla general no conviene más de una vez por semana, de las 11 a las 12 del día. En la tarde se practicarán de 3 a 6 frotaciones, una cada hora.

Los otros paquetes se pueden usar con más frecuencia, sobre todo los más pequeños, pero hay que ser prudentes en todo caso para evitar enfriamientos.

 

 

Tercera fase del paquete largo.

Para volver a usar el lienzo de hilo o algodón que se emplea en los paquetes, debe ser lavado y

ponerse al sol a fin de librarlo de las impurezas que se le impregnan. También conviene asolear la manta de lana.

Dormir con calzoncillos húmedos y cubiertos con paño seco de lana, también es una buena práctica para descongestionar la cabeza, el cuello, el pecho y los órganos genitourinarios.

Envoltura o paquete

El efecto de un paquete es análogo al de una aplicación de vapor, pues en ambos obra el agua por su humedad, el paquete entero puede reemplazar al baño de vapor con la ventaja de que en lugar de excitante es calmante, por lo cual conviene a las personas nerviosas.

Para quitar un paquete hay que tener cuidado de no enfriar el cuerpo del enfermo que está con los poros abiertos, debiendo retirar el lienzo húmedo por debajo de las cobijas, para evitar la entrada de aire frío y luego dejar al enfermo cubierto con la envoltura de lana unos veinte minutos

más, retirando con el mismo cuidado.

El paquete entero conviene cuando hay fiebre o calentura intensa o intoxicación. El paquete largo reemplaza con ventajas al paquete entero por ser más fácil su aplicación El paquete medio es el más recomendable, pues sus efectos son profundos, descongestionando pulmones, hígado,

riñones, corazón y entrañas en general, con lo que favorecemos el refrescamiento y la purificación

interna.

El paquete de piernas tiene como objetivo atraer la congestión del pecho y la cabeza hacia las extremidades inferiores. El paquete de rodillas, además del efecto anterior, actúa sobre los órganos del bajo vientre. El paquete de cintura o faja derivativa tiene por objeto obrar sobre el hígado, los riñones, intestinos, bazo, vejiga y los órganos genitales, pues los descongestiona y purifica.

 

Favorece la digestión y asegura sueño tranquilo cuando se aplica en la noche.

 

 

Envoltura1.jpg
Envoltura2.jpg
Envoltura3.jpg